Las diferentes olas de calor que estamos padeciendo ponen de actualidad una realidad a considerar de manera prioritaria en el ámbito de los riesgos laborales: el estrés térmico.

Los trabajos en instalaciones donde hay altas temperaturas, fuentes de calor radiante, alta humedad, contacto directo con objetos calientes, y/o actividades en las que se realiza una fuerte actividad física son actividades donde se puede estar expuesto a cargas de calor excesivas que pueden poner en riesgo la salud.

Así mismo, trabajos en exteriores con exposiciones a altas temperaturas, como por ejemplo, en la construcción, hostelería.. y, en determinadas franjas horarias, el riesgo se multipiica.

Conocer los diferentes factores (propios del lugar, de la tarea o de los propios trabajadores) que pueden provocar o incrementar este nivel de estrés así como disponer de una adecuada batería de medidas paliativas constituyen el eje fundamental de actuación de las empresas frente a este, cada vez más presente, riesgo laboral.

Recomendaciones de Osalan para trabajos con calor

Puedes descargarte aquí más información acerca del estrés térmico